¿Cuáles son las ventajas de ser autónomo?

ventajas de ser autonomo

Al iniciar un negocio, ¿te conviene darte de alta como autónomo o crear una sociedad? Pregunta muy planteada por ese perfil de modesto emprendedor cuya cabeza bulle de ideas y buenas intenciones a las que no sabe dar la forma jurídica más aconsejable.

Son varias las ventajas de ser autónomo con arreglo a la estructura legislativa vigente, como también son diversas las de dar de alta alguno de los formatos existentes de sociedad mercantil. La decisión pasa por tener claros una serie de aspectos relacionados con el negocio.

No obstante, tanto las ventajas de ser autónomo como sus inconvenientes deben ser rigurosamente filtrados no dejándose mover por encorsetamientos genéricos y dándole a cada situación su solución más práctica.

Pero, ¿qué es ser autónomo?

Lo primero que conviene saber es que un autónomo es aquel trabajador que en nombre propio y de forma personal lleva a cabo una actividad económica lucrativa.

En lo que atañe a los trámites burocráticos que se precisan, quizá aquí sea donde más claras puedan verse las ventajas de ser autónomo con respecto a crear una figura asociativa. No en vano, en muchas ocasiones la premura de tiempo manda y el emprendedor no puede demorar en demasía el inicio de su actividad en un plazo corto de tiempo.

Por qué trámites comenzar

Para comenzar la andadura profesional y disfrutar de las ventajas de ser autónomo con todas las garantías legales, básicamente se requieren dos trámites: cumplimentar el modelo 036 que proporciona la Agencia Tributaria para realizar el alta censal consignando el epígrafe de la actividad en cuestión y posteriormente solicitar el alta en el régimen especial de trabajadores autónomos de la Seguridad Social.

En el primero de los casos, se complementará la gestión con la inscripción en el registro de operadores económicos sujetos al impuesto de actividades económicas (IAE), que es el tributo que grava el ejercicio de las actividades profesionales, clasificando estas a través de un código denominado epígrafe de la actividad.

Seguidamente, en la Tesorería General de la Seguridad Social se realiza el alta censal quedando el trabajador afiliado al régimen especial. Para ello, la legislación vigente concede un plazo de 30 días naturales. Es muy aconsejable formalizar el alta fiscal inmediatamente antes de dar comienzo a la actividad económica, pues así se retrasa la obligación de hacer frente al pago de cuotas a la Seguridad Social.

New Call-to-action

Simplificación de registros

Entre las principales ventajas de ser autónomo puede destacarse no tener que realizar de inicio una gran inversión así como tampoco depender de un asesoramiento muy estricto.

Otra de las ventajas consiste en la simplificación de los registros exigibles, resumidos en facturas emitidas, facturas recibidas y el de inversiones si las hubiera. Ello contrasta con los que corresponden a una sociedad, con obligación de llevar una completa contabilidad con arreglo al Plan General Contable.

Entonces, ¿cuándo conviene ser autónomo?

Las ventajas de ser autónomo son patentes en una serie de supuestos muy concretos, como:

– Cuando el volumen de negocio y sus beneficios se prevén escasos a corto y medio plazo.

– Cuando no se prevé contratar empleados o en todo caso se trata de un máximo de dos.

– Cuando en los planteamientos del negocio no entra la posibilidad de vender participaciones.

Es obvio que en momentos de incertidumbre económica, como los que todavía atravesamos, muchos ciudadanos sopesan la posibilidad de hacer valer las oportunidades. A este perfil de emprendedor puede decírsele que las ventajas de ser autónomo deben suponerle un referente de ilusión pero en ningún caso impedirle ver las trabas que obviamente puede llegar a encontrar.