Cómo contabilizar el impuesto de sociedades

impuesto de sociedades

El Impuesto de Sociedades es aquel que grava la renta sobre las sociedades, al contrario que el IRPF, que grava a personas físicas. El punto de partida para contabilizar el impuesto de sociedades es el resultado contable de tu sociedad.

Desde la cifra resultante se constituye la base imponible y lo que hay que pagar anualmente. Es decir, es un impuesto que deben pagar aquellos autónomos que hayan creado sociedades como sociedades limitadas, unipersonales o sociedades civiles.

El tipo impositivo 

A la hora de contabilizar el impuesto de sociedades lo primero que tienes que tener en cuenta es el tipo impositivo a aplicar, con modificaciones recientes a partir de la entrada en vigor de la reforma fiscal.

De hecho, el tipo general se ha reducido en 2015 y hay otra reducción prevista en 2016. Para contabilizar el impuesto de sociedades debes tener en cuenta que el tipo general ha bajado del 30 al 28 por ciento en 2015 y en 2016 bajará al 25 por ciento.

El cálculo del impuesto

Contabilizar el impuesto de sociedades es posible a partir del resultado contable de la sociedad, es decir, ingresos menos gastos del ejercicio. A partir de aquí hay que calcular el porcentaje o aplicar el tipo impositivo que corresponda, aunque siempre podrán aplicarse algunas correcciones o ajustes extracontables.

Pero, en definitiva, si el resultado de ingresos menos gastos de tu sociedad es de 80.000 euros y debes aplicar el tipo general, el impuesto será de 22.400 euros.

La importancia de la previsión

Ante los amplios porcentajes que supone contabilizar el impuesto de sociedades, es importante que durante el año vayas haciendo previsiones en función de resultados mensuales y trimestrales para que una vez que tengamos los resultados completos cuando vayamos a contabilizar el impuesto de sociedades no te lleves ninguna sorpresa y no dispongas de liquidez para hacer frente al pago.

Tipos reducidos para microempresas y pymes

Pequeñas y medianas empresas tienen un tipo reducido del 25 por ciento a la hora de contabilizar el impuesto de sociedades para los primeros 300.000 euros de base imponible, algo que se amplía para el resto de facturación en microempresas que cumplan los requisitos de plantilla inferior a 25 empleados.

New Call-to-action

Facturación anual hasta 5 millones de euros y que la plantilla se haya mantenido o incrementado desde que se aplica el tipo reducido. Asimismo, el tipo reducido será del 20 por ciento para microempresas en los primeros 300.000 euros de base imponible.

Cooperativas y emprendedores

Para cooperativas y emprendedores, contabilizar el impuesto de sociedades tendrá también reducciones en el impuesto, concretamente, las cooperativas podrán aplicar un tipo reducido del 20 por ciento y los emprendedores en sus dos primeros años aplicarán el 15 por ciento en los primeros 300.000 euros y a partir de ahí un 20 por ciento, pero siempre que puedan demostrar que están en el comienzo de una actividad económica.

Asociaciones y fundaciones

En el caso de entidades especiales como asociaciones y fundaciones, al acogerse al régimen fiscal de entidades sin fines lucrativos, para contabilizar el impuesto de sociedades se acogerán a un tipo reducido del 10 por ciento. Para sociedades de inversión de capital variable o fondos de inversión habrá un tipo del 1 por ciento.

Declaraciones a presentar

Los modelos a presentar para contabilizar el impuesto de sociedades son el modelo 200, de carácter anual y que se debe presentar hasta el 25 de julio. El modelo 202 es para pagos fraccionados de impuestos de sociedades como anticipo o pago a cuenta, mientras que el modelo 220 es aplicable a los grupos de sociedades. Todos estos modelos se deben presentar obligatoriamente por Internet en la mayoría de sociedades.