Empresas socialmente responsables: ¿cómo es la tuya?

Las empresas socialmente responsables manifiestan una mayor sensibilidad frente a los problemas que afectan a las personas con menos recursos económicos, al medio ambiente y a las dificultades colectivas.

Mostrar esta preocupación por los problemas sociales, no solo repercute en una beneficio para la comunidad sino que aumenta el valor de marca de las empresas socialmente responsables y las convierten en más atractivas para los consumidores.

¿Cómo son las empresas socialmente responsables?

La responsabilidad social corporativa consiste en la práctica empresarial que participa en iniciativas y proyectos que beneficien a la sociedad. Actualmente las empresas con visión de futuro optan por convertirse en empresas socialmente responsables, creando estrategias de actuación que suponen compartir los valores que preocupan a la colectividad.

La sostenibilidad no es solo importante para las personas y el planeta, sino que ya se ha convertido en elemento vital para el éxito de una empresa. Ahora la información de los consumidores es mayor que nunca y su preocupación por los problemas globales crece constantemente. De ahí la importancia que los clientes depositan en las empresas que muestran mayor preocupación ante los problemas sociales.

Los consumidores están cada vez más sensibilizados acerca del destino que las empresas dan al dinero que obtienen con sus compras y se sienten molestos si conocen que el producto que adquiere ha sido elaborado con recursos ilícitos o poco morales.

Las empresas socialmente responsables, que saben ver esta tendencia y mostrar una mayor sensibilidad, están destinadas a ir ganando cada vez más adeptos y, en consecuencia, obtienen un mayor beneficio empresarial.

Por otra parte, los poderes públicos están cada vez más sensibilizados en esta materia, de modo que otorgan beneficios fiscales y reconocimiento público a las empresas socialmente responsables.

Actividades principales de las empresas socialmente responsables

Empresas socialmente responsables2

Dentro de las principales actividades de las empresas socialmente responsables figuran las siguientes:

– El cuidado por el entorno y el medio ambiente: Uno de los principales enfoques de las empresas socialmente responsables es prestar la máxima atención en cuidar el medio ambiente, implicándose en todo momento en que la producción de sus artículos y productos no supongan una agresión al entorno, minimizando al máximo su impacto en la naturaleza.

Esta estrategia va mucho más allá del reciclaje y conlleva, además, elegir materias primas orgánicas, antes que otras tratadas con productos químicos agresivos, así como la reducción en las industrias de la huella de carbono.

– Actividades filantrópicas:Las empresas socialmente responsables se implican en la donación a organizaciones benéficas de todo tipo: para la creación de hospitales o residencias que atiendan a los más desfavorecidos, para la investigación o atención de enfermedades raras, así como para atender todo tipo de proyectos que afectan a la comunidad.

– Prácticas laborales éticas: Un factor esencial en la responsabilidad de las empresas, es tratar a los empleados de forma justa y ética, con el máximo respeto a la legislación y los derechos laborales,evitando la explotación de todo tipo, sobre toda la infantil, y cumpliendo de forma rigurosa y estrictas las normas de seguridad e higiene en el trabajo que protegen a los operarios en su actividad laboral.

 

New Call-to-action

 

– Ofrecer oportunidades laborales a los colectivos vulnerables:Las empresas socialmente responsables se implican ofreciendo parte de sus puestos de trabajo a los colectivos que tienen menor oportunidad de encontrar empleo, tales como personas con algún tipo de discapacidad intelectual o física, personas con riesgo de exclusión social, personas con cargas familiares o colectivos a los que, por edad u otra causa les re4sulta difícil el acceso al mundo laboral.

Este tipo de implicación empresarial es uno de los más útiles para la sociedad y suele conllevar beneficios fiscales o del pago de las cuotas de la Seguridad Social, por lo que todos salen ganado: la persona contratada, la sociedad y la propia empresa.

– Publicidad y marketing responsable:Por mucho que el objeto de cualquier negocio o empresa sea la venta de sus productos y servicios, se deben respetar al máximo los derechos del consumidor y estos derechos implican ofrecer al mismo una información veraz y responsable sobre el producto que el consumidor adquiere.

Ello conlleva el etiquetado riguroso sobre la composición o características de los artículos, la información sobre sus prestaciones, el cumplimiento de los plazos de garantía y la realización de una publicidad responsable en la que jamás se mienta al usuario.

El respeto de estos principios no solo hace ganar valor a la marca de la empresa, sino que la convierte en más fiable frente al consumidor, permitiendo a las empresas generar mayor confianza y ganar un mayor número de clientes.

Estas son algunas de las pautas básicas por las que se rigen las empresas socialmente responsables. Ser una empresa es algo más que generar beneficios e ingresos, si te decides a implicarte en los problemas sociales, económicos y del entorno, descubrirás que alcanzas una mayor satisfacción personal.

Y también que el valor de tu marca se incrementa, ganando la confianza de los consumidores y consiguiendo más ventas y beneficios, con la satisfacción de un trabajo bien hecho y acorde con la sensibilidad y necesidades de la sociedad.