Cómo hacer un buen análisis de la competencia

analisis de la competencia

El análisis de la competencia es un requisito indispensable para el buen funcionamiento de las empresas, ya que dicha investigación aporta una información decisiva para afrontar con éxito cualquier plan de negocio. Un buen estudio de tus competidores debe incluir diversas fases y factores:

– Objetivos internos y externos.

A la hora de afrontar un análisis de la competencia hay que contemplar dos tipos de objetivos: internos y externos. El propósito principal de los primeros radica en conocer en profundidad tu negocio, el modelo que quieres conseguir y definir con máximo realismo las estrategias de actuación que has de adoptar para lograr el éxito.

Por otra parte, el objetivo externo consiste en posicionar tu negocio frente a la competencia, marcando la diferencia de tu empresa respecto a los productos o precios comerciales de las de la competencia.

– Análisis de la ubicación geográfica.

Otro de los análisis de la competencia consiste en el valorar la situación geográfica. Este factor se dirige a comprobar si otras personas o empresas ofrecen bienes y servicios idénticos o similares en la misma zona geográfica donde se encuentra tu negocio.

También debe evaluarse si en el pasado esta actividad económica resultó sostenible en esa zona. Combinando la información de los resultados obtenidos en ambos factores puedes saber si tu negocio es viable, en el presente o a largo plazo, en esa zona geográfica.

– Análisis del producto o servicio de tu empresa.

Para hacer un análisis de la competencia, también debes hacer una valoración del producto que ofrece tu empresa. Debes plantearte si ese producto existe ya en el mercado, así como quiénes son las empresas que lo comercializan, con qué tipo de proveedores cuentan y cuáles son las características distintivas que puedes ofrecer en tus productos respecto a tus competidores.

New Call-to-action

También cuáles son las diferentes cuotas de mercado de tus competidores, cómo son tus estrategias de negocio para diferenciarte de la competencia, cómo son tus clientes más fieles y qué es lo que más aprecian esos clientes de tus productos o servicios.

– Análisis y comparación de precios.

El precio es un factor esencial en un estudio de análisis de la competencia. Tienes que valorar el precio que ofrece la competencia y el precio que puedes ofrecer tú en función del coste del producto y el margen de beneficios que quieres obtener.

Esta información es decisiva y puede marcar el factor diferencial respecto a tus competidores a la hora de ganar más clientes y obtener mayor beneficio en tu actividad empresarial.

– Saber distinguir y mostrar tus puntos fuertes.

Una estrategia de un análisis de la competencia consiste en saber valorar, distinguir y mostrar tus puntos fuertes. Este es un factor decisivo que puede distinguir tus productos de otros similares que no cumplen con la especialidad del producto o servicio que tú ofreces. Con ello tienes más posibilidades.

– No crear falsas expectativas.

Un aspecto a tener en cuenta a la hora de realizar un análisis de la competencia consiste en no caer en falsas expectativas. Con frecuencia muchos empresarios cometen el error de pensar que su producto o servicio es único o tan innovador que no tiene competencia en el mercado.

Para evitar este gran error debes considerar la competencia en términos generales. No solo los que tienen el mismo producto o los que ofrecen el mismo servicio que tú son tus competidores, ya que, además de esta competencia directa, debes valorar también a aquellos otros que cubren las mismas necesidades de los usuarios, aunque sea en otro producto similar.

Realizar un buen análisis de la competencia es el paso previo para establecer una estrategia empresarial en función de la información obtenida, cuyos datos puedan conducirte al éxito. ¿Qué más información necesitas para asegurarte de esto? Sigue leyendo entonces.